CGTP-Logo
>ADS



6/29/2018

CGTP reconoce el aporte de sus fundadores y dirigentes fallecidos recientemente y les rinde tributo en su décimo Congreso


La CGTP desarrollo su Congreso General resaltando la democracia, la justicia social y el combate a la corrupción

En la décima versión de su Congreso General, se contó con la participación del Lic. Alfonso Rosas, Secretario General del MITRADEL, quien estaba en representación de S.E. Luis Ernesto Carles ministro, del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral – MITRADEL, quien inaugura este X Congreso General.

Se contó también con la participación internacional de Julio Roberto Gómez, presidente de Alternativa Democrática Sindical de las Américas – ADS, quien fue el orador de fondo.

La Alternativa Democrática Sindical de las Américas, nace como una Confederación Sindical, Organización de carácter Supranacional para el continente americano; motivados en aunar esfuerzos, cuyo propósito será la de representar, reivindicar derechos y aglutinar a los trabajadores/as del continente de las Américas, representados en las Organizaciones Nacionales.

También se tuvo la presencia de varios dirigentes sindicales internacionales tales como Julio Salazar, presidente SOTERMU, Miriam Luz Triana, Secretaria General de la CGT Colombia y Ortelio Palacio, de Fuerza Sindical de Brasil, junto a la Secretaria General de la CGTP Prof. Nelva Reyes Barahona estuvieron en la mesa principal.

Este X congreso general, fue el marco donde se realizaron entrega de reconocimientos a personas que han mantenido un trabajo constante en la construcción de la vida sindical y estuvo dedicado a la memoria de los compañeros como a Carlos Núñez, Luis León, Gilberto González y Perseverando Bernal. La oportunidad fue propicia para declarar presidentes honorarios de la CGTP, señalo Nelva Reyes, Secretaria General de la CGTP.

Alfonso Rosas, Secretario General del MITRADEL manifestó que las expectativas como autoridades es que se siga fortaleciendo el movimiento sindical en Panamá, en concordancia en los convenios establecidos por la OIT 87 y 98, como parte del aporte al debate nacional como siempre se ha hecho y lo más importante que sigan velando por la protección de los derechos humanos de los trabajadores. Resalto que en la entidad se cree en el sindicalismo y esta administración a impulsado proyectos de ley, como aquellos que permite el derecho a la sindicalización del sector público.

Julio Roberto Gómez, presidente de Alternativa Democrática Sindical de las Américas – ADS, manifestó que este tipo de congreso son un espacio para la actualización e intercambios de ideas desde un contexto local y regional, felicita a la CGTP, por el logro continuo de apoyar al fortalecimiento del movimiento sindical en Panamá.

La Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá, es una de las principales organizaciones del movimiento sindical panameño. Es una organización cuyo alcance, va más allá del entorno sindical, ya que el poder de los trabajadores no puede constituirse sólo bajo esta perspectiva.

Fundada en 1990, tiene una trayectoria de más de 25 años en la lucha constante por defender los derechos de los y las trabajadores; es una organización consciente de que el poder organizado tiene que constituirse en la perspectiva del movimiento de los trabajadores, conformado por todas sus Organizaciones y por la acción de la clase trabajadora, dirigida a mejorar su situación, reconquistar sus derechos, libertades y transformar la sociedad.

Nota publicada originalmente en el portal de Noticias: EnSegundos.com.pa

6/19/2018

En la Opinión de la profesora Nelva Reyes Barahona: Recordando el Trabajo de Héctor Gallego, a 47 Años de su Desaparición


Durante la década de 1960, un alto porcentaje de las comunidades campesinas panameñas carecía de los servicios básicos como agua potable, luz eléctrica, carreteras, centros de salud, entre otros. Las promesas electorales eran eso, promesas electorales, incumplidas por quienes las hacían.

La provincia de Veraguas estaba entre las provincias más ‘pobres' y entre ellos estaba el distrito de Santa Fe. Santa Fe se encuentra a sesenta kilómetros de Santiago, al no haber carretera, las dificultades eran mayores para la movilización y poder llegar a Santiago su cabecera.

Durante la década del 60 fue creada la Diócesis de Veraguas, y se nombra como obispo de la misma a monseñor Marcos Gregorio McGrath. Los jóvenes panameños que deseaban estudiar para sacerdotes asistían a seminarios en Colombia, es así que monseñor McGrath hace una visita al Seminario de Medellín, donde había algunos panameños en el mismo. Así conoce Héctor a monseñor McGrath.

El obispo panameño motivaba a los seminaristas a que vinieran a Panamá y señalaba, que ‘nuestra diócesis está en estado de emergencia. Tenemos urgencia de apóstoles del Señor, de jóvenes audaces y decididos a correr la aventura del Evangelio, ¿¡Quién se atreve!?'. De esta manera monseñor McGrath retaba a los jóvenes seminaristas, próximos a ser ordenados sacerdotes a que visitaran Panamá. Héctor acudió al llamado y llega a Panamá el 27 de febrero de 1967, en calidad de diácono procedente de Antioquia.

Héctor viaja a Santa Fe, y lo primero que realiza es visitar a la autoridad del lugar, en este caso al Sr. Álvaro Vernaza. Hace un recorrido por las comunidades que conforman el distrito, observa las condiciones socioeconómica de las familias, la dependencia que tenían los campesinos de los terratenientes del lugar. Luego él regresa al seminario de Medellín, más flaco que nunca, pero sonriente y seguro de su vocación sacerdotal. Los obispos de las dos diócesis que tenían que ver con su futuro, el obispo de Veraguas y el de Medellín, decidieron no dudar más al verlo tan convencido y hacer su ordenación. Así lo describe María López Vigil en el libro ‘Héctor Gallego, está vivo'.

La preocupación de sus padres no se hizo esperar, la cual le fue manifestada de diversas maneras. Pese a las dudas por su seguridad, ya que Héctor era el primogénito de Alejandrina y Horacio Gallego, integrante de una familia numerosa. A los 29 años Héctor es ordenado sacerdote y de inmediato viaja a Panamá y es nombrado el primer párroco de la Iglesia de Santa Fe.

El método de trabajo utilizado por Héctor se basó en lo siguiente, primero ganar la confianza del campesino hacia él. Esta confianza la gana viviendo entre ellos, trabajando con ellos y participando de las actividades realizadas por ellos.

Otro aspecto importante en el trabajo de Héctor fue lo que hace poco Jacinto Peña resaltaba en una entrevista televisiva cuando decía: ‘Héctor nos enseñó a pensar'. ¿Cómo hizo Héctor para lograr tal objetivo que hoy, luego de 47 años, Jacinto lo recuerda? María López Vigil nos dice: ‘Héctor convoca a la primera reunión a la cual asisten campesinos de las comunidades, e inicia solicitando la presentación de cada uno, lográndolo con mucha dificultad, porque tienen temor hasta para pronunciar su nombre'.

A los campesinos no se les escuchaba, solo prevalecía la burla y humillación por parte de los terratenientes hacia ellos. Al solicitar que alguien leyera el Evangelio, no hubo respuesta, Héctor lee el texto que dice: ‘Felices los pobres porque de ellos es el reino de Dios…'. Luego de muchas interrogantes de diversas maneras nadie se atrevía a decir nada. El silencio era el compañero de aquel grupo de ocho personas, todas hombres que habían acudido al primer llamado. La reunión termina sin haber conseguido ninguna participación.

Héctor no desmaya e invita a otra reunión en la cual plantea que, en vez de leer la Biblia, la reunión sea para leer las páginas de la vida, en el libro de nuestra realidad a partir de hechos vividos, como lo fue la muerte de la niña Clarita, en base a ello hubo una mayor participación y se logra la reflexión de manera colectiva y la misma permite una mejor comprensión de su realidad. Este método es el que permite lograr conciencia y hacer avanzar en la búsqueda de una mayor participación del campesinado.

El otro aspecto logrado en este proceso dirigido ya no solo por Héctor, sino por los responsables de cada comunidad, permitió la colecta de 18 pesos y con ello acordaron comprar un quintal de sal, este quintal de sal da inicio a la Cooperativa Esperanza de los Campesinos, que aún sigue sirviendo a la comunidad santafereña.

‘Fue en aquellos años, teñidos de sangre y sacrificios, sellados por profundas convicciones y esperanzas, años de euforia teológica y de innovaciones pastorales, que Héctor Gallego caminó por las trochas bravas de Santa Fe de Veraguas. En apenas tres años de itinerario, aquel hombre, de apariencia insignificante, transformó un remoto rincón del campo panameño y el corazón y el cerebro de mucha de sus gentes. Y conmovió a todo Panamá. Un auténtico record pastoral.
Tres años: como Jesús'. María López Vigil. Gracias, Héctor.

Por: Nelva Reyes Barahona · Publicado en: La Estrella de Panamá 
La autora es secretaria general de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP) .

6/05/2018

En la Opinión de la profesora Nelva Reyes Barahona, Secretaria General de la CGTP: La Carta de Martinelli





‘En las naciones débiles y pequeñas, como la nuestra, sobre las cuales se ciernen nubarrones del imperialismo, cultura general, ciencia e investigación, significan más, que en ninguna otra: autonomía, personalidad y libertad efectiva. Por eso, consideré siempre una obra del más elevado patriotismo la creación y formación de nuestra Universidad', Dr. Octavio Méndez Pereira, discurso inaugural de la Universidad de Panamá, 7 de octubre de 1935.

Han transcurrido 83 años de la fundación de la Universidad de Panamá, cuando fueron pronunciadas estas sabias palabras por el Dr. Octavio Méndez Pereira; la que a través de los tiempos ha demostrado que la cultura general, la ciencia y la investigación preservan los valores de la autonomía, la personalidad e identidad nacional y la libertad efectiva. Este pensamiento va aunado a los del Dr. José Dolores Moscote, Diógenes de la Rosa, José Daniel Crespo y tantos otros inspiradores de un Panamá libre, democrático y soberano. El conocimiento, la educación y la lucha por defender el suelo patrio, fueron creando bases sólidas para la formación de organizaciones como la Federación de Estudiantes de Panamá, y de organizaciones sindicales y gremiales que contribuyeron a gestas como la del Movimiento Inquilinario de 1925, la lucha contra el Convenio de bases miliares Filos Hines de 1947, la siembra de banderas de 1958, 59, la heroica gesta del 9 de Enero de 1964, entre muchas otras. En todas había un objetivo: la recuperación de nuestro territorio, la salida de las bases militares norteamericanas en suelo istmeño y la no injerencia de EE.UU. en los asuntos internos de los panameños. El 31 de diciembre de 1999, en un acto en el edificio de la administración del Canal, se logró de manera formal el retiro de las bases militares del ejército de EE.UU. de la nación istmeña.

Es indignante, por decir lo menos, cómo podemos sentirnos, cuando escuchamos y leemos lo expresado por el Sr. Ricardo Martinelli en carta dirigida al Gobierno de Washington. Carta que analiza Adelita Coriat, el día 26 de mayo en La Estrella de Panamá, y que nos permitió conocer una nueva faceta de Ricardo Martinelli siendo presidente de la República, que, según él mismo confiesa, le hizo ‘favores' a EE.UU., involucrando al país, sin que nosotros supiésemos absolutamente nada de lo que comprometía a nombre de los panameños.

Se señala en la carta que Martinelli ‘inclinó la política exterior panameña a favor de Estados Unidos durante las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia'; indica además que ‘cuando la CIA solicitó que detuviera el buque norcoreano, durante su tránsito por el Canal procedente de Cuba, ‘no parpadié', dijo. ‘Yo mismo hice la inspección del barco', señaló'. Actitud servil que compromete y viola la neutralidad del Canal y del pueblo panameño. Pero, como si fuera poco, nos revela su actitud genuflexa al aceptar el pedido del ‘FBI dispuso de ampliar la base de datos del sistema de reconocimiento facial, instalado en el aeropuerto Internacional de Tocumen', para facilitar a los organismos de seguridad de EE.UU., quienes entran y salen de Panamá. Otro de los favores que le hizo a Washington fue votar a favor de Israel en la ONU, dejando de lado los intereses nacionales y nuestra independencia en el concurso de naciones'.

Las/os panameños que por décadas hemos defendido el derecho soberano de Panamá, sentimos indignación de quien, burlando el mandato constitucional de defender nuestra independencia, nos coloca de arrodilla ante el coloso del norte y nos expone como peones de los intereses estadounidenses.

Conocer esta triste realidad de un Gobierno de traidores, conformado por personas que le hacían los mandados a EE.UU.; demuestra que no solo era Martinelli. El día 3 de junio en el ‘Polígrafo' de La Estrella José Raúl Mulino, ex ministro de Seguridad, señaló en entrevista a Adelita Coriat, sin empacho: ‘Yo iba a la CIA cada 45 días...'. Es muy penoso y repudiable, que estos pseudopanameños, traidores y vendepatria hayan irrespetado la gloriosa muerte de nuestros mártires de la nacionalidad, que ofrendaron su vida por tener una nación libre y soberana; en donde las posiciones de quienes gobiernan sean al servicio del país y no de quienes pisotearon y mancillaron nuestra Derecho de Estado LIBRE Y SOBERANO.

LA AUTORA ES SECRETARIA GENERAL DE LA CENTRAL GENERAL AUTÓNOMA DE TRABAJADORES DE PANAMÁ CGTP.