CGTP-Logo
CSUADS



3/27/2018

Opinión de Nelva Reyes Barahona, Secretaria General de la CGTP: Ni mentecatos ni marginales: respeto a la dignidad del pueblo panameño



Panamá, un país con cerca de cuatro millones de personas, con un crecimiento económico de los mejores en la región. Sin embargo, es uno de los países de peor distribución de la riqueza. Tiene aproximadamente 585 mil personas que viven de la economía informal, no cuentan con ninguna de las prestaciones sociales que reciben las y los trabajadores que laboran en empresas o en otros sitios. En los últimos 15 años, Panamá tuvo un crecimiento económico, entre el 8 y el 9 %. Ese crecimiento favoreció a un pequeño sector, a los que controlan económica y políticamente el país.

Las condiciones sociales y económicas en las cuales viven miles de panameñas y panameños, donde se carece desde el agua potable, la energía eléctrica, el equipamiento de los centros de salud y hospitales, que puedan garantizarle a las comunidades una atención digna de un ser humano, la falta de políticas agrícolas en las áreas del campo, que contribuyan a paliar las necesidades de alimentación, contrasta con la opulencia que posee ese pequeño sector dominante del país.

Las denuncias de corrupción que se han presentado, caso Odebrecht, y las más de 20 investigaciones de alto perfil, que no han sido concluidas, en los cuales se han malversado millones de dinero del Estado panameño, de haberse utilizado de manera correcta debiéramos tener una situación diferente en las familias panameñas.

Tenemos comunidades, a solo setenta kilómetros del centro de la ciudad capital, donde están los grandes edificios, el centro financiero internacional y el Canal de Panamá, de donde, hoy, siglo veintiuno, a los enfermos hay que sacarlos en hamaca. Y los productos que cultivan los campesinos se pierden, debido a que no hay cómo sacarlos para ser comercializados. Nos referimos a las comunidades de La Gavilana - Loma Bonita, solo por poner un ejemplo.

Nos indigna escuchar a quienes ocupan cargos de ministros, directores de entidades del Gobierno referirse con adjetivos denigrantes hacia las personas y organizaciones que defienden sus derechos y el de la comunidad. Así se dio cuando se quiso imponer la Ley Chorizo, en Changuinola hubo muertos, trabajadores que perdieron su visión, y quienes estaban en el Gobierno en ese momento se refirieron a los compañeros indígenas como ‘borrachos e ignorantes', de igual manera se hizo con los compañeros de Colón que defendían un patrimonio del país, como son los terrenos donde está ubicada la Zona Libre de Colón, se les dijo que ‘a llorar al cementerio'. Hoy, el director del Idaan nos dice que ‘hay una epidemia de piscinas en los barrios marginales'; pero no dice nada donde los jardines, los varios autos que hay en las casas de las clases altas que se lavan con agua potable, y las piscinas que se tienen son tres y cuatro veces más grandes que esas a las que él se refiere, como si los hijos de los pobres no tuvieran derecho a bañarse en piscina, aunque sea plástica.

El director del Idaan debe preocuparse que comunidades del corregimiento de Chilibre, por ejemplo, donde está la Planta Potabilizadora de agua, no cuentan con el preciado líquido, y así miles de barrios, donde se tienen que levantar a la una o dos de la mañana para recoger un tanque de agua, si es que ha llegado, se pasan una o dos semanas donde llega el recibo, mas no el agua. Quienes han estado en la dirección del Idaan han sido incapaces de garantizar agua a la población, como lo prometieron en campaña, 24/7. Y le recordamos que en el referéndum de 1998 el voto fue ‘No' a la privatización del Idaan.

Otro alto funcionario nos dice ‘mentecatos', este es un adjetivo que se refiere a ‘alguien que es de escaso entendimiento o juicio'. Un mentecato, por lo tanto, ‘es una persona tonta o poco inteligente o privada de razón'.

Repudio la falta de respeto de estos funcionarios a la comunidad. ¿Qué ejemplo le dan a los niños y jóvenes, qué tipo de formación tienen? Tienen una capacidad limitada para convencer y expresarse de manera respetuosa hacia la población. ¿Cuál es su compromiso para con el país?

Nelson Mandela señalaba: ‘Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada'.

*SECRETARIA GENERAL DE LA CENTRAL GENERAL AUTÓNOMA DE TRABAJADORES DE PANAMÁ (CGTP).

3/01/2018

Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar y Similar, una Conquista de las Trabajadoras Domésticas

Rufina Venado recibe de las autoridades del Mitradel la personería jurídica del sindicato en presencia de  la profesora Nelva Reyes Barahona Secretaria General de la CGTP.

Rufina Venado aún no termina de asimilar el hecho de que el Ministerio de Trabajo le haya otorgado la personería jurídica del Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar y Similar el pasado miércoles 28 de febrero. Desde ese día, dijo este viernes en una entrevista con La Estrella de Panamá , su teléfono móvil no para de sonar.

La llaman para felicitarla y otras trabajadoras del hogar o domésticas, como comúnmente se les conoce, para interesarse por el sindicato.

Venado reside en Unión Santeña, del distrito de Chepo, y labora tres días a la semana en una casa familiar en la ciudad capital.

Ella tenía planes de jubilarse, pero a raíz de su lucha por crear el sindicato ha decido continuar y este viernes viajó a la comarca Ngábe Buglé, de donde es oriunda, para continuar con este proceso de organización de las mujeres. ‘Este sindicato no solo es para luchar por las mujeres u hombres que actualmente laboran, sino las que en el futuro consiguen este empleo', dijo Venado, sentada en una oficina de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP). A su lado se encontraba la secretaria general de la central obrera, Nelva Reyes.

El nuevo sindicato fue fundado por 65 trabajadoras del hogar encabezadas por Venado que, después de un año de reuniones, entre ánimos y desánimos —y con la asesoría de la CGTP— finalmente han conseguido la personería jurídica.

En el país hay 64,000 mujeres que son trabajadoras domésticas y 7,000 hombres que realizan esta labor, según cifra de la CGTP. Sin embargo, a juicio de Reyes, la cifra puede ser mayor porque hay muchas trabajadoras domésticas, especialmente extranjeras, que no están contabilizadas.

‘No ha sido fácil organizar a las compañeras porque todas trabajamos y tomar el domingo para las reuniones, cuando muchas aprovechan para estar con su familia, es difícil', indicó Venado.

Otras sentían temor de asistir porque consideraban que corrían el riesgo de perder el empleo. Pero aún así, narra Venado, le daban la cédula para inscribir el sindicato.

La dirigente cuenta que tiene la suerte de que su jefa entiende la necesidad de que ellas se organicen, lo que facilitó un poco el proceso para crear el sindicato.

Ahora, Venado está enfocada en hacer crecer el sindicato y para eso convoca a todas las trabajadoras domésticas a una reunión el domingo 18 de marzo en la CGTP.

Nota de José Arcia | La Estrella de Panamá