CGTP-Logo
>ADS



4/28/2019

En La Opinión De La Profesora Nelva Reyes Barahona: A 133 años de la gesta de Chicago y nuestras demandas




El próximo Primero de Mayo se conmemoran 133 años de la gesta histórica de los trabajadores de Chicago y diversos estados de Estados Unidos que se incorporaron a la lucha por la jornada de ocho horas.

La lucha por la jornada de trabajo iniciada con anterioridad al Primero de Mayo, ya que requería visitas a fábricas, estados, y movilizarse para garantizar el éxito de la jornada, llevó a que cerca de 340 000 trabajadores desfilaran ese día en todo el país para conquistar la jornada de ocho horas de trabajo, ocho horas de recreación y ocho horas de descanso.

La gesta del Primero de Mayo, como las diversas luchas llevadas a cabo por las y los trabajadores, debe ser conocida por todas y todos. Los beneficios que tiene la clase trabajadora hoy, sean estos económicos, sociales o políticos, han sido por la lucha que generaciones de ciudadanos de diversas partes del mundo y también en el nuestro aportaron con sus esfuerzos, para mejorar las condiciones de trabajo y de vida. La jornada laboral de ocho horas fue conquistada con sangre, ya que los dirigentes fueron llevados a la horca. August Spies, uno de los dirigentes, dijo lo siguiente, minutos antes de que se procediera a ahorcarlo: ‘Llegará la hora en que nuestro silencio será mucho más elocuente que las voces que ustedes estrangulan hoy'. Años después se concluye que las pruebas fueron fabricadas, ellos eran inocentes, pero la sentencia había sido ejecutada. Honor a Frieldem, Spies, Parsons, Fisher, Schwab, Lingg por su valentía en la lucha por la jornada de ocho horas.

La lucha por la jornada laboral de ocho horas de los mártires de Chicago, es el ejemplo que las y los trabajadores del mundo debemos seguir ante las medidas neoliberales que se han venido imponiendo en Panamá y en América Latina, de allí la importancia de la unidad basada en principios y valores como lo establece Alternativa Democrática Sindical (ADS).

Algunas de las denuncias que hacemos, ya que de manera subliminal se habla de ‘colaboradores', haciendo referencia a las/os trabajadores. Tenemos que indicar que la Constitución Política de Panamá, en el Artículo 65 dice: ‘A todo trabajador al servicio del Estado o empresas públicas o privadas o de individuos o particulares se le garantiza su salario o sueldo mínimo. Los trabajadores de las empresas que la Ley determine participarán en las utilidades de las mismas, de acuerdo con las condiciones económicas del país'. Y el Código de Trabajo nos indica en el Articulo 82: ‘Son trabajadores todas las personas naturales que se obliguen mediante un contrato de trabajo verbal o escrito, individual o de grupo, expreso o presunto a prestar un servicio o ejecutar una obra bajo la subordinación o dependencia de una persona'.

Como observamos, la Constitución Política como el Código de Trabajo hablan de trabajadores. El concepto de colaborador tiene una connotación diferente, se entiende que el que colabora contribuye en la realización de una tarea, pero no hay una relación laboral. Ni la Constitución ni el Código hablan de colaboradores, por lo tanto no se contempla la organización como tal para la defensa de los derechos de las y los trabajadores. La organización sindical es una necesidad, ya que es la herramienta que tienen las y los trabajadores para luchar por sus derechos, por medio de las convenciones colectivas, donde los trabajadores deben discutir previamente en su sindicato las dificultades que tienen, de igual manera sus necesidades y de manera organizada con la participación de todas/os elaborar su propuesta de convenio colectivo.

En el convenio se plantean las necesidades económicas, sociales, culturales y deportivas, entre otras. Los beneficios que se obtienen en el convenio salen de las ganancias que obtiene la empresa producto del trabajo que han realizado los trabajadores. De allí la importancia del sindicato, esta es una razón por la cual los empresarios satanizan el sindicalismo, cuando menos sindicatos hay, menos de sus ganancias tienen que distribuir a los trabajadores.

Este Primero de Mayo es obligante demandar, como lo ha hecho la CGTP en sus 25 medidas presentadas a la y los candidatos a la Presidencia de la República, lo siguiente: prohibir la tercerización laborar, y combatir frontalmente la informalidad; un aumento general de salarios mediante Ley y aplicación plena de los convenios ratificados por Panamá; el rescate del sistema solidario de la Caja del Seguro Social.

Los mártires de Chicago indicaron el método y el camino.

Saludos a las y los trabajadores en el Día Internacional del Trabajador.

SECRETARIA GENERAL DE LA CENTRAL GENERAL AUTÓNOMA DE TRABAJADORES DE PANAMÁ (CGTP).

4/10/2019

En La Opinión De La Profesora Nelva Reyes Barahona: Por el respeto a las normas establecidas en el Código de Trabajo



Mediante Decreto de Gabinete N° 252 del 30 de diciembre de 1971 se aprueba el Código de Trabajo en Panamá. El Código está dividido en cinco libros, con sus respectivos títulos y capítulos cada uno.

El Título Preliminar en los principios generales en su Artículo 1° nos señala: ‘El presente Código regula las relaciones entre el capital y el trabajo, sobre la base de justicia social concretada en la Constitución Política de la República, fijando la protección estatal en beneficio de los trabajadores…'. El Código es la herramienta que tienen las y los trabajadores para exigir que sus derechos se cumplan. Por lo tanto, todo trabajador debe conocer por medio de seminarios, estudios, talleres lo que señala el Código de Trabajo. Si bien el Código fue una conquista, este ha sufrido reformas importantes que han costado vidas al movimiento sindical panameño.

Las políticas neoliberales, implementadas por los Gobiernos, llevaron a que en julio de 2010 los trabajadores bananeros y la población de Changuinola, Bocas del Toro, se movilizaran en contra de la Ley 30, mejor conocida como la Ley Chorizo. Esta Ley, entre otras cosas, eliminaba la responsabilidad a los empleadores de hacer el descuento de la cuota sindical y luego entregársela al sindicato. Fue una lucha frontal y las y los trabajadores de Sitraibana, con la población y luego de varias muertes, logran la derogación de la misma.

El movimiento sindical tiene el deber y la responsabilidad de prepararse, formarse, con el objetivo de tener mejores conocimientos para defender sus derechos. En el caso nuestro, la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP), llevamos a cabo programas de formación, a la vez que hemos realizado varios convenios en la perspectiva de realizar procesos formativos y promover la formación de los compañeros/ras que forman parte de los distintos sindicatos de la CGTP. Entre las instituciones que tenemos convenio está el Inadeh. El conocer el uso de computadores, y los distintos programas se convierten en herramientas que contribuyen en la formación de las/os trabajadores. De allí la importancia de contar con los permisos para que las y los trabajadores puedan participar.

Para la participación en estas u otras jornadas de formación el Código de Trabajo establece en el Artículo N° 160 lo siguiente: ‘Todo trabajador al servicio del Estado o de empleadores particulares que fuere designado para representar al país, o a sus respectivas organizaciones sociales en congresos, conferencias, actividades de adiestramiento, seminarios o competencias nacionales e internacionales relacionadas con el trabajo o con el deporte, aprobadas por los ministerios o instituciones autónomas respectivas, tendrá derecho a seguir devengando su salario durante el tiempo que requiera la representación correspondiente… Los ministerios o instituciones autónomas tendrán la obligación de notificar las licencias al empleador respectivo y con cinco días hábiles de anticipación…

Hemos indicado que el artículo preliminar del Código nos habla del papel que debe tener el Ministerio de Trabajo, para lograr mantener justicia social además de fijar la protección estatal al trabajador garantizándole desde luego sus derechos.

El Ministerio de Trabajo, a través de sus funcionarios, ha venido objetando los permisos a compañeras/ros, impidiendo la participación en eventos formativos para las y los trabajadores, contraviniendo lo establecido en el Código de Trabajo.

Algunos de los seminarios tienen una determinada cantidad de horas, establecidas por el Inadeh, desde luego que, para obtener el certificado, se debe tener el requisito de una determinada cantidad de horas ya establecidas. A un compañero después que la empresa había firmado el permiso, luego retrocede e impugna después de haberlo firmado, y el Ministerio avala a la empresa negándole el derecho a que el trabajador termine el curso de informática, sin poder obtener el certificado que le certifica que el compañero asistió al curso.

Estas prácticas son leoninas al movimiento sindical. Por lo que es necesario se cumpla con lo establecido en la norma laboral.