CGTP-Logo
>ADS



1/30/2019

En La Opinión De La Profesora Nelva Reyes Barahona: Señor Presidente...


La violencia doméstica sigue llevando el temor, la inseguridad, el mal ejemplo para niñas y niños en las familias panameñas.

En lo que va de enero, cuatro personas, dos mujeres y dos hombres, han muerto víctimas de violencia doméstica, las cuatro han sido jóvenes que no pasan los cuarenta años, dejando niños huérfanos, a quienes se les agudizarán las dificultades para su sobrevivencia.

Señor presidente: el derecho a la vida sin violencia que tenemos todos los ciudadanos/as de este país, es un deber que tiene el Estado de garantizar por medio del Gobierno a una vida sana, digna y decorosa. Esto es una responsabilidad de Estado.

El problema de la violencia doméstica no puede ser atendido como se pretende hacer por medio de un proyecto de ley que en su artículo 1 señala: 'Se crea el Patronato contra la violencia doméstica y violencia de género, en adelante el Patronato, como entidad de interés público y social, con personería jurídica, patrimonio propio y autonomía, en su régimen administrativo, económico y financiero que se regirá por esta Ley'. Sin embargo, en cuanto a lo económico el artículo 7 señala que el patrimonio del Patronato estará constituido por: Acápite 1: 'los fondos que le asigne el Estado'.

Las distintas organizaciones de mujeres del país demandaron una Ley que tipificara el femicidio como un delito y se trabajó en la 'Ley 82 del 24 de octubre de 2013, que adopta medidas de prevención a la violencia en las mujeres y reforma el Código Penal, para tipificar el femicidio y sancionar los hechos de violencia contra la mujer'. El Artículo 5 de la Ley 82, establece: 'Responsabilidad. El Estado es responsable de respetar los derechos de las mujeres y de contribuir en la eliminación de la violencia contra estas, consignados en los instrumentos internacionales ratificados por la República de Panamá como la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia Contra la Mujer y demás Convenios de derechos humanos'.

La Ley 82 del 24 de octubre de 2013, al ser una Ley Integral, toca todos los aspectos relativos a la violencia y señala las medidas que se necesitan.

Demandamos que esta Ley sea divulgada y conocida por toda la sociedad. Además que se destinen los recursos que sean necesarios para establecer los Centros del Instituto de la Mujer (Cinamu), en todos los corregimientos del país. En la actualidad hay 14 Cinamu, las compañeras que laboran en los mismos nos han testimoniado que, además de la atención profesional que hacen (psicólogas, abogadas, orientadoras), la presencia de los mismos en las comunidad han tenido resultados positivos para las familias de dichas comunidades.

La violencia contra la mujer se da a nivel verbal, física, patrimonial, sexual, psicológica. Cuando salen muertes en los medios de comunicación por violencia doméstica, ya esta tiene tiempo de venirse sufriendo. Las propias mujeres víctimas de violencia así lo indican.

La Ley 82 de octubre de 2013, en el Artículo 34 dice: ‘El Consejo Nacional de Periodistas tendrá las siguientes obligaciones:

• Impulsar la difusión de mensajes y campañas permanentes de sensibilización y concienciación dirigida a la población en general y en particular a las mujeres, sobre los problemas más relevantes de las mujeres y su derecho a vivir una vida libre de violencia.

• El acápite 5, señala: Promover, como un tema de responsabilidad social empresarial, la difusión de campañas publicitarias para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer'.

De igual manera, la Ley 82 le indica al Ministerio de Educación en el Artículo 28, Acápite 3: ‘Eliminar los contenidos sexistas en todos los textos educativos y material didáctico que fomenten la construcción de representaciones sociales discriminatorias y justificantes de las jerarquías sexuales'.

Señor presidente, el hecho de ser mujer significa, al igual que el hombre, que somos seres humanos, con iguales derechos. A ningún hombre se le da la potestad para agredir, insultar, faltar el respeto y llevar a una mujer hasta la muerte.

Demandamos la aplicación en toda su esencia de la Ley 82 del 24 de octubre de 2013, lo cual llevaría a ir construyendo relaciones sanas y que las prácticas machistas, patriarcales y violentas dejen de ser parte de la vida cotidiana de miles de familias panameñas.

LA AUTORA ES SECRETARIA GENERAL DE LA CENTRAL GENERAL AUTÓNOMA DE TRABAJADORES DE PANAMÁ (CGTP).