CGTP-Logo
CSUADSITUC-CSI-IGB



9/26/2015

Las metas globales del 2030 ponen el hambre y la agricultura al centro de la política mundial



El papel del campesino a nivel mundial hoy más que nunca en la historia, esta revestido de una inmensa beligerancia, en el devenir del desarrollo de social de la humanidad. La lucha contra el hambre, esta en las manos de todos, y escuchar a los campesinos y agricultores en sus demandas en post del desarrollo del campo es hoy de vital importancia. En la CGTP reconocemos la labor del trabajador agrícola y campesino, contribuimos con su formación y con el desarrollo de las organizaciones que los agremian.

Nota via: www.fao.org / Re reproduce citando la fuente

Erradicación del hambre es la piedra angular de la agenda global de desarrollo sostenible, ha dicho el jefe de la FAO a líderes mundiales

Photo: UN Photo/Rick Bajornas
El Director General de la FAO, José Graziano da Silva.
25 de septiembre 2015, Nueva York - La seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible son fundamentales para lograrel conjunto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODSs) en 2030, ha dicho el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, a los líderes mundiales en un discurso plenario ante la ONU.

"Nos hemos dado una tarea enorme, que comienza con el compromiso histórico de no sólo reducir sino también erradicar la pobreza, el hambre y la malnutrición de manera sostenible, porque cuando hablamos de un mundo sostenible, no podemos dejar a nadie atrás", ha señalado durante su intervención al Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible 2015.

Catorce de los 17 nuevos ODSs adoptados por el Cumbre están relacionados con la misión histórica de la FAO, señaló el Director General. El segundo objetivo - que es "acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y una mejor nutricióny promover la agricultura sostenible"- debe ser perseguido con urgencia ya que un progresorápido en ese frente es la clave para los demás objetivos, agregó.

La agricultura sostenible y el hambre cero"Sólo podemos descansar cuando logremos hambre cero", dijo Graziano da Silva.

Los ODSs continúan y amplían los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que fueron establecidos en 2001 y que vencen este año, cuya meta de reducción del hambre fuecumplidapor más de la mitad de los países monitoreados por la FAO. Sin embargo, cerca de 800 millones de personas aún sufren subalimentación crónica.

Una mayoría de los pobres y hambrientos del mundo viven en las zonas rurales, y mejorar sus medios de vida es el principal reto, dijo Graziano da Silva.

Hacerlo requerirá promover el crecimiento inclusivo e inversiones responsables que respondan a las necesidades de los pobres del mundo, dijo.

 "Necesitamos construir sistemas agrícolas y alimentarios más sostenibles, que son resistentes al estrés y más capaces de hacer frente y responder al cambio climático", añadió.

Invertir en agricultura medioambientalmente sostenible no será suficiente por si mismo, si no que también se requieren sistemas de protección social bien diseñados, agregó Graziano da Silva.

Recordó a los líderes mundiales que en los próximos 15 años se necesita una inversión adicional de 160 dólares al año por persona en situación de pobreza extrema, para acabar con el hambre.

"Esto representa menos de la mitad del ingreso mundial en 2014. Y es sólo una pequeña fracción del costo que el hambre y la malnutrición imponen a las economías, las sociedades y las personas", dijo.    

Objetivos de Desarrollo de la ONU: Gran ambición pero débil aplicación




En la lucha global por alcanzar los objetivos de desarrollo Sostenible para los próximos 15 años, entre los que esta la erradicación de la pobreza, la contribución de los trabajadores, será un factor fundamental, como fiscalizador y contraparte de los intereses del poder económico. La CGTP se une a esta lucha internacional a través de la Central Sindical Internacional, entidad de la que formamos parte activa.



La CSI ha acogido favorablemente la ambiciosa y universal Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que será adoptada por la Asamblea General de la ONU este mismo mes, pero le preocupa la ausencia de obligaciones claras y coherentes por parte de los Estados miembros en cuanto a la implementación de los objetivos acordados.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluyen importantes compromisos para poner fin a la pobreza y reducir la desigualdad, promover el trabajo decente, la protección social y la igualdad de género, así como respecto a la aportación de una educación de calidad, servicios públicos, infraestructura, y garantizar el acceso a la justicia y el Estado de derecho. Se echan en falta, no obstante, compromisos para la implementación de los Objetivos mediante financiación y políticas públicas progresistas, y además los medios para garantizar que los Gobiernos se responsabilicen de la aplicación de la Agenda de la ONU son flojos y voluntarios.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, afirmó: “El movimiento sindical apoya firmemente la considerable ambición de los ODS, pero la falta de compromisos concretos para asegurar que se alcancen dichos Objetivos resulta profundamente decepcionante. El mundo no puede continuar en la misma línea que hasta ahora. El desarrollo social resulta crucial para abordar las profundas y crecientes injusticias económicas y para hacer posible la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono, mediante una transformación industrial que mantenga los medios de subsistencia y garantice el futuro del planeta. Los líderes mundiales tienen que concluir un Pacto Global para traducir estas ambiciosas aspiraciones en acciones significativas”.

Susan Hopgood, Presidenta de la Internacional de la Educación, se encargará de hacer llegar hoy el mensaje sindical a la ONU durante una alocución ante la Asamblea General de la ONU.
“Los Gobiernos tienen que promover el diálogo social, involucrando a las organizaciones de empleadores y trabajadores con objeto de hacer avanzar la agenda a nivel nacional. La libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva han de convertirse en pilares centrales de cualquier programa nacional, para garantizar un desarrollo socialmente sostenible. Los sindicatos son importantes actores en el desarrollo, y pueden aportar una contribución vital. Ahí donde esté involucrado el sector privado en la financiación de iniciativas relacionadas con los ODS, o que cuenten con apoyo de los contribuyentes, su intervención únicamente puede tener lugar si redunda en interés público y siempre y cuando esté sujeta a criterios adecuados de rendición de cuentas, incluyendo el respeto de las normas de la OIT”, añadió Burrow.

9/25/2015

Los sindicatos entregan sus demandas para el Acuerdo Climático de París COP21


La lucha contra el cambio climático es una tarea que implica el involucramiento ineludible de toda la especie humana. Todos los seres humanos tenemos una enorme responsabilidad sobre este tema.


Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores francés y presidente entrante de las negociaciones de la ONU sobre el clima, la COP21, se dirigió a la Cumbre Sindical del Clima cuando solamente faltan 80 días para iniciarse las negociaciones sobre el clima en París.

Bajo la consigna "No Habrá Empleos en un Planeta Muerto" la Confederación Sindical Internacional, (De la cual la CGTP forma parte) se pronuncio en el marco de la Cumbre Sindical del Clima, celebrada en París el pasado 15 de Septiembre.

En su intervención al concluir la Cumbre Sindical del Clima, que reúne a 250 dirigentes sindicales de Ghana a Brasil y de Canadá a las Filipinas, así como a expertos del clima, el canciller Fabius escuchó las demandas sindicales para un acuerdo climático que ofrezca y se comprometa a llevar a cabo una transición justa y muestre ambición en las medidas que adopte.
“Los sindicatos se han sentido decepcionados al ver que los trabajadores y sus familias han sido eliminados del borrador de acuerdo sobre el clima y han pedido a la Presidencia francesa que vele por que se restituya en el acuerdo la referencia a la transición justa”, señaló Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional.
“La transformación industrial es fundamental para lograr un futuro sin emisiones de carbono. Sabemos que no puede llevarse a cabo sin un diálogo con los trabajadores y las trabajadoras en el lugar de trabajo y en el marco de los planes nacionales para nuestras economías e industrias. Asumimos nuestra responsabilidad; sabemos que no hay puestos de trabajo en un planeta muerto”, insistió Sharan Burrow.
La Cumbre Sindical del Clima respaldó tres demandas prioritarias para el Acuerdo de París y ha pedido a los gobiernos:
  • Reintegrar la mención a la transición justa que se ha retirado del borrador de acuerdo;
  • Mostrar mayor ambición antes de 2020 e invertir en el potencial que encierran las medidas relativas a los puestos de trabajo y al clima y comprometerse a una revisión vinculante de los esfuerzos a realizar;
  • Apoyar a los más vulnerables con los compromisos financieros prometidos.


“El Acuerdo de París debe encaminar al mundo hacia una sociedad de cero carbono y cero pobreza si deseamos contar con un futuro esperanzador para los trabajadores y sus comunidades”.
“Sin un compromiso para tomar medidas a favor de la transición justa capaces de sustentar la transformación industrial en masa que ya está teniendo lugar, son los trabajadores y sus familias los que acabarán pagando el precio”, afirmó Sharan Burrow.
Los sindicatos se han comprometido a movilizar a los trabajadores y a las trabajadoras para que participen en el mundo entero en manifestaciones por el clima el sábado 28 y el domingo 29 de noviembre. Estas manifestaciones enviarán un mensaje a los líderes mundiales que lleguen a París para indicarles que el cambio climático está teniendo lugar ahora y que los ciudadanos esperan un acuerdo que reduzca las emisiones y lleve al mundo a limitar la temperatura global a 2 grados centígrados o menos.
FIN
Lea las demandas sindicales para las negociaciones sobre el clima de París

La protección social para todos cambiará la vida de las personas de aquí a 2030


Una interesante nota vía el portal de la Organización Internacional del Trabajo OIT / ILO, sobre la protección social. En la CGTP pugnamos permanentemente por que el Estado garantice la protección social a todos los miembros de la sociedad, en esta nota la OIT a través de su departamento de Protección Social plantea la un interesante punto de vista sobre este tema.


Por Isabel Ortiz Directora del Departamento de Protección Social de la OIT

Isabel Ortiz
Imagine un mundo donde todas las personas mayores reciben una pensión, donde todas las personas con discapacidades graves reciben prestaciones para vivir dignamente.

Imagine un mundo donde todas las mujeres se benefician de prestaciones por maternidad y subsidios familiares para que los niños puedan comer, estudiar y jugar; un mundo que ayuda a los pobres y a los desempleados.

Un mundo donde nadie quede sea dejado atrás.
Este es el mundo que queremos para 2030: sin pobreza, con menos desigualdades, un mundo donde todos tengan acceso a la protección social.

Esto es posible. En los últimos años, se han realizado grandes progresos en el desarrollo de los sistemas de protección social. Varios países en desarrollo alcanzaron la cobertura universal o casi universal para todos. Se trata de proseguir por este camino.

Nuevos objetivos para un mundo nuevo
La comunidad internacional está reconsiderando su enfoque de desarrollo y preparó una nueva serie de objetivos para 2030: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Esta nueva agenda llama a la acción, no sólo para combatir las diversas formas de pobreza, sino también para mejorar la distribución de los ingresos para que, a medida que los países prosigan su desarrollo, los frutos del crecimiento beneficien a todos.

Los ODS proponen el establecimiento a nivel nacional de sistemas de protección apropiados para todos, incluyendo los pisos de protección social, conforme fue adoptado por todos los países en 2012 y ratificado por las Naciones Unidas y el G20.

Es el momento oportuno
Al instaurar sistemas de protección social universales, incluyendo los pisos de protección social, los países pueden garantizar que nadie quede excluido y que la prosperidad sea compartida. Las políticas de protección social desempeñan un papel esencial en la reducción de la pobreza y las desigualdades y favorecen un crecimiento inclusivo, valorizando el capital humano, apoyando la demanda interna y facilitando la transformación estructural de las economías nacionales.

Este es el momento oportuno. Hoy día, India es más rica de lo que era Alemania cuando estableció el seguro social para todos los trabajadores en los años 1980. Indonesia es más rica que Estados Unidos cuando la Ley de Seguridad Social fue aprobada en 1935. Y China más de lo que era Gran Bretaña en 1948 cuando fue instaurado el Servicio Nacional de Salud.

Históricamente, los sistemas de protección social no fueron desarrollados por un sentimiento caritativo. No se trata de dar limosna a los más vulnerables. Se trata de sistemas integrales, concebidos de manera estratégica y puestos en práctica para incrementar la productividad invirtiendo en los trabajadores y en los niños que constituirán la fuerza laboral de mañana, para garantizar el consumo nacional al incrementar el ingreso de los hogares, así como para reducir la inestabilidad política y promover la paz y la cohesión social.

La protección social es eficaz. Es por este motivo que China ha logrado instaurar una cobertura casi universal de las pensiones en sólo cuatro años, y que muchos otros países en desarrollo también han puesto en marcha sistemas de pensiones para todos: Bolivia, Botsuana, Cabo Verde, Lesoto, Namibia, Tailandia, Timor Leste, Sudáfrica, entre otros. Muchos otros gobiernos están avanzando en esta dirección, extendiendo la cobertura de las pensiones para las personas mayores, las prestaciones de invalidez y de maternidad y los subsidios familiares.

Unidos en la acción
Las Naciones Unidas están listas para la acción. En todo el mundo, los especialistas en protección social de diferentes agencias de la ONU apoyan a los gobiernos en la implementación de pisos de protección social y de sistemas integrales de seguridad social. Este es un enfoque en dos etapas: (1) ayudar a los gobiernos a adoptar estrategias nacionales de protección social a través del diálogo nacional, y (2) apoyar la creación o la reforma de los sistemas de protección social, la elaboración de los marcos legislativos pertinentes y la puesta en práctica de estos mecanismos.

Esto sucede hoy día en numerosos países en desarrollo. Trabajar juntos como “Una sola ONU” con otros socios nos ayudará a alcanzar la meta propuesta 1.3 de los ODS de “poner en práctica a nivel nacional sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, incluidos los pisos de protección social, y lograr para el año 2030, una cobertura amplia de los pobres y los vulnerables”. Este esfuerzo conjunto nos permitirá además alcanzar otras metas de desarrollo sostenible sobre la reducción de las desigualdades.

¿Esta Ud. preparado? Nosotros lo estamos. Visite: socialprotection4all